Cuidados de la Aspidistra Elatior o Pilistra

Si eres una persona que desea adornar el interior de su casa con una planta, pero no te has arriesgado porque cuentas con poco tiempo para brindarle atención, hoy te traemos la Aspidistra como la mejor opción; ya que estas son ideales para decorar las entradas y patios con poca luz.

La Aspidistra Elatior, conocida también por sus nombres vulgares como Pilistra u Orejas de burro, es una herbácea originaria de Asia oriental; vivaz y perennifolia (duradero, perenne) que incluye alrededor de 93 especies (Tillich 2008). Usualmente se emplea para decorar interiores ya que es muy resistente; el atractivo color verde oscuro satinado de sus hojas lanceoladas, brindan elegancia y belleza al lugar al que se le destina. Para conservar una Aspidistra “siempre verde” todo el año, sigue estos sabios consejos:

Para su Plantación emplea el Sustrato idóneo

Cultívala sobre sustratos ácidos o neutro, para ello emplea una mezcla a partes iguales de turba, tierra de jardín y tierra de hojas, pues así obtendrás el sustrato ideal que requiere esta planta ya que retiene la humedad y le ofrece un buen drenaje.

Riégalas Moderadamente.

Hidrata La Aspidistra una vez cada siete días o cuando la capa superior de la tierra (poco más de un centímetro) esté seca. Los riegos deben ser de forma moderada solo para mantenerla húmeda, evitando encharcarla. Aunque es una planta que puede sobrevivir en la sombra con poco riego, si la riegas escasamente corres el riesgo de que las hojas se estrechen. Cuando observes que empiecen a salir nuevos brotes, añade fertilizante al agua, esto ayudará a desarrollar hojas de mayor tamaño.

Sitúalas en un lugar Sombreado 

El sol directo la hace amarillear y perder su valor ornamental, pero si la sitúas en lugares demasiado oscuros las hojas perderán el brillo. Así que colócala en un lugar donde haya buena iluminación, pero donde los rayos del sol no incidan directamente sobre ella. 

Resguárdala de las Heladas

Si las Aspidistra se cultiva en exteriores (Jardines o cualquier otro espacio abierto), en épocas donde la temperatura desciende por debajo de los 10 grados centígrados, protégelas colocándolas en lugares más cálidos porque las heladas son un riesgo mortal para esta planta.

Aplica un buen Fertilizante

Para regresar a la tierra aquellos compuestos que ya absorbió tu Aspidistra y proporcionar las sustancias precisas que necesitan para crecer de manera adecuada, abónala una vez al mes con un fertilizante mineral si está situada en un lugar luminoso, si está en un lugar sombrío, cada dos meses. Si cuentas con alguno de los ejemplares variegados te recomendamos abonar escasamente tres veces al año, porque el exceso puede hacer que las hojas tomen el color verde y perder el variegado.

Trasplanta los rizomas excedentes. 

El trasplante se realiza una vez al año para reproducirla, preferiblemente en época de otoño ante de la temporada fría. Para limpiarla, poda las hojas secas desde la base y las que estén en mal estado, para que se mantenga siempre bella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *