Cuidados del Lirio

Los Lirios, pertenecen al grupo de las iridáceas; su nombre proviene del griego antiguo, debido a que las personas la llamaban Iris, por la belleza de sus pétalos los cuales recuerdan los colores del arco iris. Existen una gran variedad de lirios, aunque, las especies más comunes se desarrollan por bulbos y otros mediante rizomas, sin embargo, al crecer, todos desarrollan un tronco central ramoso, con hojas largas duras en forma de espada y flores grandes de hermosos colores. 

Todos los que hemos tenido un encuentro visual con un Lirio, podemos afirmar que estos ejemplares son muy hermosos y coloridos, cualidades que los convierten en un elemento idóneo para añadir belleza y esplendor a cualquier espacio de nuestro hogar o jardín. Estos ejemplares se adaptan a todo tipo de personalidad y estilo, porque los hay atrevidos como el Journey’s End, y algunos otros más delicados como el Lirio de los Valles, pues crecen en una amplia gama de colores que van desde el más puro y limpio blanco hasta un fuerte naranja o rojo oscuro.

Si estás pensando cultivar un Lirio o ya lo tienes y necesitas conocer como darle la atención necesaria para que crezcan y florezcan de forma espectacular, a continuación, te ofrecemos estos básicos y sencillos consejos para el cuidado de Lirios:

Plántalo sobre un sustrato neutro y con buen drenaje

Los Lirios prefieren suelos o sustratos calcáreos y arcillosos, ricos en materia orgánica, que tengan buen drenaje y con un Ph neutro (6.8 – 7.0), casi llegando a ácido. No obstante, algunas variedades pueden adaptarse a suelos un poco alcalino. 

Ubícalos en zonas con mucha iluminación y buena temperatura

Los Lirios para crecer con gran esplendor, prefieren los lugares donde el sol pueda incidir directamente sobre ellos y cuyas temperaturas oscilen de entre 10ºC a 20ºC, en pocas palabras, prefieren estar a pleno sol y bajo temperaturas cálidas. Evita exponerlo a las heladas o corrientes frías de aire, ya que las mismas provocan humedad en tu planta y la aparición de hongos y plagas que causan la muerte de la misma.

Riégalos moderadamente, evitando encharcar su sistema radicular

El lirio requiere de una hidratación equilibrada ya que no tolera los encharcamientos, pero tampoco las sequias es por ello que te sugerimos regarlos moderadamente. La frecuencia del riego, varía de acuerdo a la época del año y la zona donde este plantado ya que, si se encuentra en lugares secos, deberás regarlos asiduamente (3 veces por semana), te sugerimos que durante la plantación hidrates los rizomas de forma constante y recurrente (sin inundar); una vez empiecen a florecer, se puede reducir el riego a 2 veces por semana. 

Fertilízalos para potenciar su floración

Para que las raíces o bulbos de tus lirios, se mantengan frescas, al momento de plantarlos aplica. CULTIVERS Abono – Fertilizante Ecológico de 5 kg Especial para el Huerto. Origen 100% Orgánico y Natural Microgránulado, y después mensualmente añade ASOCOA – Abono para Plantas de Flor, hasta la floración; Ambos fertilizantes los puedes adquirir por Amazon. Es importante, evitar usar fertilizantes ricos en nitrógeno, debido a que puede provocar el debilitamiento y pudrimiento del sistema radicular en tu planta, causando la muerte en la misma.

¡Importante! El Lirio no requiere de poda, sin embargo, cuando observes que sus bulbos comiencen a multiplicarse de forma masiva, deberás mediante la división de los mismos, trasplantarlos a otros lugares del jardín o maceta, así evitaras la asfixia en el sistema radicular de tu planta por aprisionamiento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *