Cuidados de la planta de menta

La Mentha o Menta es una planta herbácea y perenne, perteneciente a la familia de las Lamiaceae, se incluye entre las hierbas aromáticas de mayor difusión a nivel mundial, y es apreciada por su característico aroma refrescante. La versatilidad de la Menta la ha llevado a ser una planta de distribución cosmopolita y se encuentra en Europa, Asia, Oceanía, África y América. 

La destilación de esta planta produce un aceite rico en mentol, sustancia de gran valor comercial y ampliamente utilizada en la elaboración de productos comestibles y de aseo personal. Es muy común encontrar su aroma y sabor en golosinas, productos bucales (crema dental, colutorio), lociones para afeitar, perfumes e insecticidas. Además, es empleada en la gastronomía para decorar, aromatizar y sazonar platos dulces y salados; es de gran utilidad en la preparación de licores y en la repostería, también en la industria farmacéutica. Si posees una Menta o deseas cultivarla, a continuación, te ofrecemos los mejores consejos para el cuidado de la Menta.

Plántalas en un suelo fértil y con buen drenaje

La Menta, es una planta que requiere suelos ricos en materia orgánica, lo ideal es que tenga un PH comprendido entre 5.0 y 7.5. De igual forma debe permitir la buena circulación del agua, es decir con buen drenaje, esto evitara el encharcamiento del sustrato ayudando a prevenir la aparición de hongos en tu planta o el pudrimiento de sus raíces. Los suelos arcillosos son ideales para este tipo de plantas.

En la época de crecimiento, riégalas regular y abundantemente

Durante la primavera y el verano que es la época en que esta planta está en pleno proceso de crecimiento y desarrollo, debes proveerle un riego abundante regularmente, esto favorecerá a que tu planta florezca en el tiempo adecuado, además preservará la calidad del aroma y sabor de sus hojas.

Cultívalas por separado en un lugar iluminado y con buena temperatura

La menta suele ser una planta invasiva; sus tallos crecen de forma horizontal, por lo que requiere que selecciones un lugar exclusivo para ella, este debe contar con buen espacio e iluminación, evita exponerla a luz directa del sol. Mantenla en un ambiente fresco preferiblemente donde la temperatura oscile entre los 15ºC y 20ºC durante la primera eta de su crecimiento.

Fertilízalas y pódalas para potenciar su durabilidad

Esta planta por su particularidad de crecimiento invasivo, se extiende por todo el terreno o maceta donde se cultiva, es por ello que te sugerimos podarla después del periodo de floración, dejándola unos cinco centímetros por encima del suelo para controlar su tamaño y sanearla quitando algunas hojas, esto potenciara al crecimiento de nuevos brotes y próximas floraciones.

Igualmente, te sugerimos utilizar fertilizantes en el agua de riego para nutrir la planta y prolongar su follaje hasta principios de otoño, sin embargo, con la llegada del frio no te alarmes si observas que la parte aérea de la Menta muere, porque en primavera los tallos subterráneos volverán a desarrollarse y lucirán más hermosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *