Cuidados de la Monstera

La Monstera es una planta perteneciente a la familia Araceae, originaria de México y América Tropical; Es un género con cerca de 60 especies descritas. Etimológicamente su nombre deriva de la palabra latina “monstruosa” o “anormales”, debido a su particular e inusuales hojas con agujeros naturales que asimilan el esqueleto de una costilla, incluso algunas personas suelen llamarla “costilla de Adán”.

Esta planta perenne de hojas grandes y brillantes con características trepadoras, posee finos rizomas o tallos alargados que le permiten trepar y apoyarse en árboles y estructuras; es espectacular, resistente, sencilla pero elegante, sus hojas tienen el poder de infundir un aire selvático a cualquier rincón donde se le coloque y resalta en todos los estilos de decoración; gracias a su porte exuberante la Monstera se ha ganado la admiración de muchos, al punto de convertirse en la planta ornamental favorita de aficionados a la decoración. En esta oportunidad te ofrecemos los cuidados más efectivos para Monstera

Cultívalas en ambientes con semisombra y buena temperatura

La Monstera son plantas hermosas que crecen en el sotobosque, por debajo de las copas de los árboles, esto les permite tener abundante sombra y una temperatura templada, es por ello que deberás ubicarla en un ambiente cuya temperatura oscile entre los 18ºC y 40ºC. La Monstera detesta la luz solar directa, sin embargo, le encanta los lugares luminosos, es por ello que lo más conveniente es mantenerla en un ambiente semisombreado.  Este tipo de plantas no tolera las heladas es por ello que en épocas de bajas temperaturas deberás resguardarla y si vives en una zona donde es común los inviernos y fríos te sugerimos cultivarlas en interiores.

Plántalas sobre cualquier sustrato con buen drenaje

Estas plantas no son demasiado exigentes con el sustrato, solo debes garantizarle que el mismo tenga un buen drenaje, ya que no les gusta la excesiva humedad ni los encharcamientos. Para cultivarla puedes emplear un sustrato universal a base de turba y añadir un poco de perlita para aligerarlo y mejorar su drenaje.

Monstera

Hidrátalas de forma moderada

La frecuencia del riego en tu Monstera dependerá de la temperatura y la humedad ambiental en la que viva tu planta, sin embargo, durante el verano te recomendamos regarla moderadamente 1 vez a la semana y en invierno cada 15 días; ajusta el riego a las condiciones ambientales en las que se encuentre tu planta. Incluso de ser necesario introduce el dedo en el sustrato hasta unos dos centímetros de profundidad, si esta húmedo no lo riegues aun, espera a que el sustrato este seco y entonces riégala, pues la Monstera no tolera los excesos de humedad ni los encharcamientos.

Límpialas siempre que sea necesario

La Monstera tiende a acumular polvo entre sus grandes hojas, es necesario que lo retires las veces que sea necesario, para que tú planta pueda respirar y absorber la humedad ambiental. Para limpiarla puedes emplear un paño empapado de agua o retirarla a un lugar donde puedas rosearla con abundante agua, luego espera que escurra durante algunos minutos y devuélvela a su lugar.

Fertilízalas y pódalas para potenciar su follaje y verdor

Es importante que abones tu Monstera, para que logres reponer los nutrientes en su sustrato y así mantener hermoso y brillante su follaje, si la tienes en exteriores también estimularas su floración y fructificación. Te sugerimos emplear LLYAND Hidropónico Nutrientes, Fertilizante Líquido para Plantas verdes, el cual puedes adquirir por Amazon, dilúyelo en el agua de riego durante la primavera y el verano cada 4 o 5 semanas; Durante el resto del año puedes fertilizarla ocasionalmente cada 3 meses. Recuerda colocar la dosis de fertilizante indicada en el envase ya que el exceso podría quemar su follaje dañándolo considerablemente.

Poda en primavera sus tallos para controlar su crecimiento y siempre que lo amerite retira las hojas deterioradas empleando GRÜNTEK Tijera Cortasetos de Dos Manos 560mm. Cizalla Podadora de Jardín Profesional la cual puedes obtener por Amazon. 

Así mismo, es importante que tengas presente que esta planta por ser trepadora posee tallos largos y flexibles que tienden a doblarse, por lo que para evitar que sus tallos se dañen o puedan enredarse en otra planta afectándola será necesario que le coloques un “tutor” o soporte que le permita mantenerse en perfecta postura y condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *