Cuidados de la Sansevieria

La Sansevieria, también conocida por sus nombres vulgares como “planta de la serpiente”, “cola de lagarto”, “Espada de San Jorge” y “Lengua de Suegra”, es un género de herbáceas, perennes y rizomatosas pertenecientes a la familia Asparagaceae, ahora anexado al grupo de las Dracaenas por sus genes. Es nativa de África y de Asia, y se caracterizan por sus esbeltas y largas hojas arrosetadas, carnosas planas, cóncavas o cilíndricas, de las cuales se espigan unas flores actinomorfas y bisexuales, pequeñas, dispuestas en racimos. 

El atractivo de esta planta no radica en su floración, sino en sus espectaculares hojas afiladas y acabadas en punta, de un color intensamente verde con matices grisáceos y un bordado amarillo por los costados, además de su rusticidad y capacidad de adaptación a interiores y exteriores. Y es que la Sansevieria es una planta muy resistente a la falta de luz, riego, agua y trasplante, lo que la hace la compañera perfecta de aquellas personas que se están iniciando en la jardinería o que no disponen de mucho tiempo para cuidarlas.

La Sansevieria es una de las plantas de interiores más resistentes y cuenta con una belleza sencilla y singular, con una disposición natural de sus hojas en matices de colores, que hace que conjuguen perfectamente con cualquier estilo de interiorismo. A continuación, te ofrecemos los básicos y sencillos cuidados que debes aportarle para prolongar su vitalidad.

Cultívalas sobre un sustrato especial 

La Sansevieria es poco exigente con los sustratos, sin embrago, dado a su rusticidad para desarrollarse en terrenos áridos, arenosos y pedregosos, es necesario que le proporcionemos algo semejante a su hábitat natural, es por ello que te recomendamos plantarla sobre un sustrato ligero y permeable para evitar los encharcamientos en su sistema radicular, lo ideal sería que emplearas sustrato para cactus y plantas grasas el cual puedes adquirir por Amazon.

Riégala de forma moderada y en espacios de tiempos prolongados

Uno de los principales cuidados que requiere esta planta para sobrevivir, es evitar el exceso de riego, ya que es una planta de origen africano, cuyo hábitat natural carece de lluvias, está acostumbrada a terrenos áridos y secos, es por ello que te sugerimos hidratarla cada dos semanas en primavera y en verano, y en otoño e invierno una vez por mes. En caso contrario se expondrá a la planta a la pudrición de su sistema radicular.

Evita exponerlas al sol directo

Si cultivas la Sansevieria en el jardín trata de ubicarla en una zona de semisombra, si la siembras en maceta para tenerla en el interior de tu hogar, procura que sea en un ambiente iluminado, en ambos casos evita que el sol incida directamente sobre ellas ya que sus hojas por el exceso de sol pueden llegar a perder su variegado y a quemarse tornándose marrones y marchitas.

Limpia sus hojas con un paño húmedo para intensificar su brillo

La Sansevieria por ser una planta de lento crecimiento no requiere de poda, sino de una limpieza con un paño húmedo de forma periódica por sus hermosas hojas para resaltar su brillo, además no necesitan ser trasplantadas a menos de que quieras multiplicarla, para ello puedes hacerlo por esquejes o por división de los nuevos brotes.

Estas plantas son completamente resistentes en interiores, solo requieren estas sencillas atenciones, además se adaptan a ambientes completamente diferentes a los que son sus ideales, así que atrévete a cultivarla, te sorprenderá su capacidad de adaptación, toque de glamour y belleza que puede dar a cualquier rincón de tu hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *