Cuidados de la Violeta Africana o Saintpaulia

La Saintpaulia o Violeta Africana, es una planta nativa de Tanzania y sureste de Kenia en el este de África tropical, la cual es introducida a Europa a finales del siglo XIX a través de uno de esos viajes de exploración y descubrimiento, que contribuyeron a la llegada de las variedades de flores más hermosas al viejo continente. Esta planta es una de las flores más populares en los hogares de Europa, por el inigualable aspecto aterciopelado tanto de sus flores como de sus hojas y fácil adaptación a cualquier estilo de decoración, sobre todo en interiorismos. 

La Violeta africana por su distinguida, sencilla y extraordinaria dureza, son una gran alternativa para aquellos amantes de plantas con flores hermosas, debido a que estos ejemplares suelen florecer durante todo el año si reciben el cuidado adecuado. Es por ello que, si deseas cultivar o ya posees uno de estos ejemplares, aquí te comentamos los sencillos cuidados para que la Violeta Africana crezca hermosa, florecida y atractiva.

Cultívalas sobre un sustrato que conserve la humedad, pero con buen drenaje

La Violeta africana, es una planta delicada que no tolera el exceso de agua, por su sensibilidad a contraer moho gris u hongos en sus hojas, pero tampoco es resistente a las sequias, es por ello que debemos utilizar un sustrato con buen drenaje pero que le brinde a nuestra planta la humedad que requiere. 

Te sugerimos mezclar a partes iguales arena, turba, mantillo y sustrato universal de jardín, para conseguir un terreno que contenga las propiedades necesarias que requiere nuestra planta para crecer y desarrollarse.

Ubícala en zonas con buena iluminación natural con buena temperatura

La Violeta Africana, requiere de iluminación natural constante, sin embargo, debes evitar exponerla al sol directo. Lo ideal es que la coloques en zonas de semisombra o con iluminación tamizada (Invernaderos, bajo la sombra de otros árboles, cerca de una ventana que disponga de una cortina, otros…), lejos de las corrientes de aire. Las temperaturas idóneas para las violetas oscilan entre los 18ºC y los 20ºC, es por ello que, debes resguardarla de las heladas y no someterla a temperaturas tan altas, ya que estas provocarían la resequedad en tu planta y por ende el desmejoramiento de la misma.

Riégalas con frecuencia

La frecuencia de riego de tu Violeta Africana, dependerá de la estación del año, teniendo siempre presente que esta planta requiere de humedad, pero no tolera los excesos de agua, es por ello que te sugerimos que en primavera y en verano la riegues de 3 a 4 días por semana y el resto del año de 7 a 10 días, procurando que el agua caiga directamente sobre el sustrato, cuidando de no mojar sus flores ni sus hojas, debido a que el exceso de humedad desencadena la proliferación de hongos sobre estas.

Así mismo, te aconsejamos que el agua de riego este a temperatura ambiente, ya que, si está muy fría, la planta sufrirá daños en su sistema radicular, lo que afectará el aspecto estético de tu violeta.

Pódala para evitar la propagación de Moho Gris u hongos en sus hojas

Es natural que con el transcurrir del tiempo tu planta renueve sus flores y hojas, es por ello que te recomendamos que, tan pronto sequen o marchiten sus hojas y flores las retires inmediatamente, para evitar que su descomposición pueda atraer el Moho Gris, hongos o cualquier ataque de plaga a tu planta. 

Fertilízalas para potenciar su crecimiento y floración 

Para que el sustrato almacene los nutrientes necesarios que requiere tu Violeta para crecer, desarrollarse y brindarte flores hermosas, es vital que la abones cada 15 días o por lo menos 1 vez al mes, utilizando un fertilizante líquido universal, para plantas delicadas o para floración, mezclado con el agua de riego; te sugerimos adquirir por Amazon chempak africano violeta Fertilizante 200g, cuyos elementos principales son los ideales para nutrir tu planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *